×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
31 Mayo 2020 04:00:00
Las evidencias del fracaso
Escuchar Nota
Atender la situación actual del país equivale a la tarea de desactivar una poderosa bomba de tiempo en el minuto final programado y sin que estalle en las manos. Se necesita una enorme destreza política y una gran concentración en el asunto que impida que se olvide que lo importante es el bienestar general y no salvar el propio pellejo.

Una persona con un mínimo de sensatez se hubiera dado cuenta, casi de inmediato, que necesitaba de diversos aliados para atender la que sin dudas es la situación más difícil que ha enfrentado un Gobierno en México desde la Revolución. Y es que, al problema de salud que ya de por sí es muy grave, hay que agregar otra larga lista de ingredientes que ponen aún más cuesta arriba la situación para nuestro país y que incluyen el deterioro institucional, la caída de la economía, la pérdida masiva de empleos, el incremento de la violencia, etcétera.

Pero, el Presidente prefirió atender a sus bases electorales y pelearse con todos los grupos que habrían podido ayudar a aminorar los efectos de la crisis. Uno a uno, fue confrontándose con empresarios, científicos y profesionistas, medios de comunicación, organizaciones ciudadanas, defensores de derechos, artistas y promotores culturales, alejando toda posibilidad de atender la emergencia de manera colectiva. El resultado está siendo brutal.

En materia de salud, primero se dedicó a minimizar la pandemia y a contravenir todas las indicaciones de los expertos. La OMS desde el 30 de enero declaró la emergencia sanitaria, pero el Presidente seguía con sus giras y concentraciones masivas, invitando a la gente a salir y abrazarse hasta bien entrado marzo. El coronavirus es ya la principal causa de muerte en el mundo y nuestro país se ubica entre los 10 con mayor índice de mortandad –a pesar de los otros datos y de las poquísimas pruebas que se hacen–.

Ni hay que olvidar que el sistema de salud pasaba ya por un mal momento que, lejos de haber sido subsanado, sigue en franco deterioro. En esos días, padres de menores con cáncer que siguen sin recibir sus tratamientos iniciaron en la Ciudad de México una huelga de hambre, medida sin duda desesperada que todos deberíamos apoyar. Se estima que unos 20 mil pacientes infantiles de oncología en el país está en esa situación sobre la cual el Gobierno federal insiste en guardar silencio, en lugar de remediar.

Y claro que son responsables. De acuerdo con un estudio realizado por México Evalúa, de los casi 18 mil millones de pesos que el Congreso de la Unión había destinado en el Presupuesto de 2019 al desarrollo de infraestructura y equipamiento para los servicios públicos de salud dejó de gastar 65%, es decir, no ejerció 11 mil 510 millones de pesos. Así es que no es que la mala suerte los persiga. Simplemente no saben gobernar y punto.

Por eso, a los pésimos resultados que están presentando en materia de salud, hay que sumar la previsible caída del PIB que será la mayor desde 1932; el millón 300 mil empleos que se perderán durante el año; las decenas de empresas que tendrán que cerrar para siempre sus puertas; los 50 mil homicidios y contando que van durante la gestión de quien prometió “traer la paz”; las miles de víctimas de violencia doméstica; por mostrar algunas de las evidencias del fracaso.
Imprimir
COMENTARIOS