×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
31 Marzo 2020 04:07:00
La crisis que viene
Escuchar Nota
Al clausurar la Convención Bancaria en Acapulco el 13 de marzo el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró optimista: “Hay condiciones inmejorables para crecer”. Yo me mostré escéptico. En mi columna siguiente apunté: “La verdad es que el mayor golpe del Covid-19 probablemente no vendrá del coronavirus sino de un desplome económico”.

El propio Mandatario parece haberlo aceptado. “Como se nos va a venir muy fuerte la crisis económica -dijo este 28 de marzo, en San Luis Río Colorado, Sonora-, vamos a otorgar un millón de créditos de 25 mil pesos a un millón de pequeñas empresas. Es una inversión adicional de 25 mil millones de pesos, 500 mil para empresas de la economía formal y 500 mil para pequeñas empresas familiares de la economía informal”.

El que el Presidente entienda que se viene una crisis económica es un paso en la dirección correcta. Difícilmente se podían tomar medidas cuando el propio López Obrador afirmaba que había condiciones inmejorables para crecer. Pero no nos hagamos ilusiones. Los 25 mil millones de pesos no servirán para nada.

Nadie sabe hasta este momento qué tanto se desplomará la economía nacional en 2020, en parte porque no se sabemos si el Gobierno tomará medidas, como las de Italia y España, para frenar toda la economía. J.P. Morgan, el banco de inversión de Nueva York, está estimando una caída de 7% para México en todo 2020 y un desplome brutal de 35.5% en el segundo trimestre.

¿Resultarán ciertas estas cifras? No tenemos idea. Es tanta la incertidumbre en los mercados, a lo que podemos añadir las acciones del Gobierno para cancelar proyectos de inversión ya en curso, como el aeropuerto de Texcoco o la cervecera de Mexicali, que el desplome podría ser mayor. Pero dada la resiliencia de los pequeños empresarios y comerciantes mexicanos, acostumbrados a salir adelante en los peores momentos y con los peores gobiernos, tampoco podemos descartar un rebote después de unos meses.

Una de las claves que se avecinan es cuánto puede aumentar el desempleo. En Estados Unidos la semana pasada el número de solicitudes de seguro de desempleo fue de 3.3 millones, la mayor cifra de la historia. En México cientos de miles o millones podrían quedar sin trabajo en las próximas semanas, solo que en México no hay seguro de desempleo que les permita sobrevivir.

Muchas empresas en México empiezan ya a tener serios problemas de pagos. El turismo y los restaurantes han sido particularmente golpeados. Son numerosos los que ya no pueden pagar a sus proveedores ni podrán cubrir sus créditos. No pasará mucho tiempo para que los bancos empiecen a tener problemas y a quebrar. Y como el Gobierno ha dicho que no rescatará a ninguno, muchas familias perderán los ahorros de toda su vida.

Los 25 mil millones de pesos de créditos a pequeñas empresas son una gota de agua en una sequía brutal. Pero además el Gobierno está mandando un mensaje que tendrá repercusiones. Al dividir su escaso paquete de rescate entre empresas formales, que pagan impuestos, e informales, que no, está reiterando el mensaje de que conviene más mantenerse en la informalidad. Aunque no pagues impuestos, el Gobierno te dará tu crédito, que después seguro no pagarás.


Sin insumos

Recibo un mensaje inquietante: “En el hospital regional de zona 71 de Boca del Río-Veracruz, no hay insumos de prevención elemental suficientes y los que llegan son para médicos o enfermeras en nómina. Los que están haciendo internado no reciben ni cubrebocas ni guantes, y no digas un uniforme extra, aparte del que ellos mismos compraron. No se están haciendo pruebas de coronavirus, pero casualmente se dispararon las muertes por influenza y neumonía”.
Imprimir
COMENTARIOS