×
María del Carmen Maqueo Garza
María del Carmen Maqueo Garza
ver +
Coahuilense, médico pediatra, apasionada de la palabra escrita. Desde 1975 ha sido columnista en diversos periódicos regionales. Bloguera a partir del 2010. Participa activamente en el Taller literario “Palabras al viento”. Tiene varios libros publicados. Inquieta por la problemática social, en particular la relativa a nuestros niños y jóvenes. Sus colaboraciones invitan a asumir que la resolución de esos problemas es tarea común para todos. Su blog: https://contraluzcoah.blogspot.com/

" Comentar Imprimir
16 Febrero 2020 04:00:00
Juegos de muerte
Escuchar Nota
Las formas se han diversificado al paso de los días, pero en esencia es lo mismo: Grupos de jovencitos de educación media o media superior en áreas escolares de recreo. De entre ellos un líder que actúa utilizando el factor sorpresa. Junto con un cómplice, convencen a un tercero de saltar en su mismo sitio; para hacerlo, primero ellos, flanqueando a la víctima, saltan a la vez. Al momento en que el incauto tiene ambos pies en el aire, y poco antes de que éstos toquen el suelo, los compañeros le meten zancadilla, consiguiendo que caiga de bruces. La otra variante, un grupo de chicas, entre las que destaca una que comanda y otra que actúa. Ésta última utiliza su suéter para lazar, desde atrás, las piernas de una compañera que está de espaldas, para hacerla caer de manera violenta hasta el suelo. En ambos casos el propósito de este “juego” perverso es que el incauto se precipite de manera abrupta, haciendo que su cabeza choque con el suelo. Desde el punto de vista médico, un mecanismo muy peligroso, capaz de provocar fractura de piso medio del cráneo. Por ahí se reporta en redes sociales el caso de un jovencito muerto debido una lesión de este tipo.

Vienen a la mente tantos retos que se han difundido en redes, y que dan cuenta de un vacío interior que no halla cómo llenarse. Ahora recuerdo los de apearse del vehículo y caminar o bailar al parejo del carro en marcha. O los de ingerir cápsulas con detergente ultra concentrado. O los de la asfixia erotizante. Todos ellos se desarrollan en un panorama desalentador, como si nada sobre el planeta Tierra fuera capaz de estimular a sus autores, que han de recurrir a eventos de elevado riesgo para sentirse vivos. Duro, doloroso, lamentable. A diferencia de los anteriores, el actual tiene un elemento perverso de nulo respeto a la vida y a la integridad de otros seres humanos. Podríamos llamarlo un “bullying” extremo, una forma de poder que se ejerce “a la mala”, en contra de los demás, valiéndose del factor sorpresa, para garantizar éxito en la acción.

De lo anterior surgen muchas preguntas que de momento no hallan respuesta satisfactoria. Leyendo entre líneas, adivinamos cuál es el estado emocional de esos jóvenes que planean el juego y organizan a su grupo de seguidores para llevarlo a cabo. Más delante eligen una víctima, van contra ella, la atacan, y al momento de verla caer contra el suelo se botan de la risa. Dentro del grupo no puede faltar alguien encargado de tomar video y subirlo a las redes.

De acuerdo con lo que sabemos, ésta es una forma grave de acoso escolar. De estupidez llevada al extremo. El líder emprende –o encomienda—una acción en contra de cierto compañero elegido como blanco. Se asegura que se lleve a cabo y se ufana por ello, pero no está dispuesto a hacerse responsable de las consecuencias de sus actos.

Viene entonces la reflexión a la que todos estamos invitados, como miembros de una sociedad que gesta dichas conductas perversas:

¿Por qué esos chicos tienen la necesidad de una inyección de adrenalina que cuesta vidas humanas? ¿Será que nunca nadie estuvo a su lado, para enseñarlos a gozar la vida de otra forma? Quizá crecieron rodeados de cosas materiales, pero hambrientos de reconocimiento, y tienen un hoyo negro en el pecho, que los auto consume.

¿Qué cruza por su mente cuando planean un acto así? ¿Con qué palabras verbalizan su gozo anticipado? Algo es obvio, ellos se sienten con pleno derecho de desgraciar la vida de otros. Es evidente que poco o nada saben acerca del derecho a la vida y a la integridad.

¿Qué emprenderán cuando este jueguito pierda su efecto estimulante? ¿Contra qué irán? Son mentes brillantes caminando por el desfiladero. Tarde que temprano terminan desbarrancados.

Una característica de estos líderes es su capacidad para controlar el entorno. Consiguen seguidores, además del silencio de testigos y autoridades. Priva el miedo; nadie los denuncia, nadie los sanciona. Aún más, ante la evidencia tácita, su grupo hallará la forma de justificarlos.

Cuando un ser humano pierde su capacidad crítica a causa del embeleso por un líder autocrático, habrá que revisar por qué su corazón se lo permite.

No se vale, como en tantas ocasiones hemos hecho, desviar la mirada a otro lado y hacer como si nada pasara. Son jóvenes vidas humanas que se dañan o se pierden por estos juegos perversos. Es la esfera emocional de nuestros chicos que urde tales formas de acoso. Son los futuros adultos en cuyas manos quedarán los destinos de nuestra nación.

Evitemos actuar como habitualmente hacemos: Leemos, nos alarmamos, y a la vuelta de una semana lo hemos olvidado, cuando la nota nueva y fresca desplace a la actual.

Debemos recordar: La solidez de un país no se construye a sobresaltos.
Imprimir
COMENTARIOS