×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
05 Abril 2020 04:09:00
Cuajó el negocio: ahora sí, $60 millones para Aguas de Saltillo
Escuchar Nota
En un hecho inédito, la Legislatura 61 sesionó durante tres jornadas consecutivas en una misma semana: los días 1, 2 y 3 de abril, miércoles, jueves y viernes; algo que jamás había ocurrido desde que tomó posesión el 1 de enero de 2018.

Ahora bien, ni los diputados locales se hicieron eficientes de la noche a la mañana, ni la emergencia sanitaria los volvió productivos, naturalmente. No es gratuita su actuación, por supuesto. Hay un trasfondo.

Valiéndose de las circunstancias especiales derivadas de la cuarentena obligatoria (no acuden al salón de sesiones en el Palacio Legislativo, sino desde una computadora con acceso a internet y una conexión en red simulan trabajar en conjunto) sacaron algunos temas de la congeladora y el viernes 3 –justo cuando menos reflectores tenían apuntándoles– aprobaron por segunda vez, y ahora sí en definitiva, que la empresa paramunicipal Aguas de Saltillo contrate un crédito por 60 millones de pesos, más intereses, accesorios financieros e impuestos correspondientes.

De entrada, se trata de otra consecuencia negativa del Covid-19 que tarde o temprano iba a suceder: oscurecer más los de por sí opacos asuntos públicos, aprovechándose de los acuerdos de suspensión de plazos legales o no fiscalización que, a manera de “acciones preventivas”, han tomado las dependencias administrativas de la entidad.

Y lo curioso aquí es el momento elegido por el Congreso del Estado para validar el negocio. Me explico.

El Ayuntamiento de Saltillo, había autorizado por unanimidad la operación el 30 de octubre de 2018, a través del acuerdo de Cabildo 202/26/18 asentado en el acta 1575/26/2018. Luego, el 10 de abril de 2019, el municipio ratificó también por unanimidad el documento, como consta en el acuerdo de Cabildo 39/09/19 asentado en el acta 1593/09/2019.

El asunto pasó a la jurisdicción del Poder Legislativo y el 28 de mayo de 2019, fue votado favorablemente por este, y posteriormente, el 11 de junio, convertido ya en decreto 275, fue publicado en el Periódico Oficial del Estado de Coahuila. Con esto se daba por finiquitado el caso.

Sin embargo, algo pasó y el 12 de febrero de 2020, la Dirección General Adjunta de Deuda Pública de Entidades Federativas y Municipios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, solicitó, mediante oficio 351-A-PFV-00319, precisar los requerimientos de Aguas de Saltillo –específicamente su fuente de pago, ya que ni Gobierno del Estado ni el Ayuntamiento de Saltillo le servirán como aval– para poder inscribir su crédito en el Registro Público Único y lo más importante: para que la paramunicipal pueda disponer del monto ya contratado el 22 de agosto de 2019 con BBVA Bancomer.

Lo anterior es lógico, pues la referida publicación en el Periódico Oficial (de cuatro párrafos y solo una cuartilla) no daba mayores explicaciones acerca de la forma de regresar el dinero.

Por segunda ocasión, nuevamente sin abundar en explicaciones, Aguas de Saltillo repite los mismos datos y el Congreso le hace segunda: se trata de un crédito a liquidar hasta el 31 de octubre de 2026 (en 86 meses de pago), el cual será destinado al Proyecto de Reubicación de la Línea de Conducción de Agua Potable, alojada en los 10.6 kilómetros, objeto de la ampliación de la carretera Zacatecas-Saltillo. Como información adicional, contenida en el oficio JU040/2020 de fecha 31 de marzo de 2020, mencionan que la fuente de pago será “a través de ingresos propios, específicamente los flujos económicos que obtenga por ingresos de prestación de servicios y venta de bienes relacionados con los mismos”. O sea nada en concreto.

Así, mientras los representantes populares exhiben una imagen de modernidad y sofisticación, acatando las disposiciones de la fase 2 de la contingencia y trabajando desde la comodidad de su casa mediante la tecnología, sin reservas y como auténtica oficialía de partes validan negocios temerarios de 60 millones de pesos.

No es la forma lo importante, sino el fondo.



Cortita y al pie

En el Congreso, de acuerdo con su sitio web, no están citados para una fecha próxima. Es decir, los 25 diputados locales apagaron la computadora y se fueron oficialmente de vacaciones de Semana Santa. Ni quién les reclame algo. Luego el tiempo y la rutina se encargarán de que otros temas suplanten a este en la opinión pública, y lo saquen poco a poco de la agenda. El crimen perfecto. Una y otra vez ha sucedido en Coahuila y seguirá sucediendo.



La última y nos vamos

Por lo demás, parafraseando a La Tucita: si ya sabemos cómo son, para qué los dejamos solos.

Imprimir
COMENTARIOS