×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
24 Febrero 2020 04:07:00
Coche de combustión vs. Coche eléctrico
Escuchar Nota
“Conclusión: los motores eléctricos no son tan limpios como pensamos, ni los de combustión interna tan contaminantes como parece. Llegados aquí ¿cuál tipo de coche gana? Depende de varios factores tales como el uso que se dará al coche, la geografía y el clima imperantes, el perfil del conductor. Lo cierto es que en esta amigable comparativa los ganadores son los conductores y las familias españolas que, ahora, cuentan con mayores opciones para solucionar su movilidad”. Si te interesa el tema puedes ver: https://www.leaseplango.es/blog/comparativa/coche-combustion-vs-coche-electrico-gana/

El Recluso de los Pájaros

Esta película en blanco y negro impactó profundamente mi adolescencia y le dio a Burt Lancaster (a quien yo conocí en un club de tenis de Cuernavaca hacia 1975) otra nominación al Oscar tras ganarlo con Elmer Gantry. Lancaster tuvo 4 nominaciones al Oscar, 80 películas (1946-1990), 12 producciones de tele, 3 esposas y, como buen nene de Hollywood, muchas amantes). Wikipedia. “Birdman of Alcatraz (El Hombre de Alcatraz, La Celda Olvidada) es una película estadunidense de 1962 con guion de Thomas E. Gaddis, basado en su libro homónimo (de 1955), que recreaba el caso del preso de Alcatraz (que yo conocí en 1962, a punto de cerrar como prisión federal) Robert Franklin Stroud, condenado a cadena perpetua por asesinato. La película fue dirigida por John Frankenheimer y contó con Burt Lancaster, Telly Savalas, Karl Malden y Thelma Ritter. Stroud es de carácter arisco y no hace muchos amigos. La cosa cambia cuando en cierta ocasión, estando solo en su celda, aparece una pequeña ave, un gorrión, que entra por el ventanuco. Stroud se compadece del ave y la hace su mascota. Entre el criminal y el gorrión se entabla una gran amistad. Todo va bien entre ellos, hasta que el pajarito cae enfermo; entonces Stroud consigue un libro sobre aves y estudia qué puede estar pasando con su mascota. Así puede preparar un medicamento que lo salva. El resto de los internos se da cuenta de que tener un ave les alivia la soledad, y muchos se hacen con ellas. Entonces cada vez que alguna de las avecitas se enferma, acuden a Stroud por consejo y medicación. Así, este hombre se convierte en una autoridad mundial sobre aves, escribe libros e intercambia correspondencia con reputados científicos, y siempre desde la cárcel, donde finalmente fallece de muerte natural, reconocido como una eminencia en su campo de estudio. En total pasó 54 años encarcelado, 42 de ellos en confinamiento solitario. A Stroud nunca le autorizaron a ver la película.

De acuerdo con los que conocieron a Stroud en la cárcel, la suave caracterización de su forma de ser, tal como se presenta en el libro de Gaddis y la posterior película, fue en gran medida ficción. Uno de sus compañeros de prisión dijo: Era un bala perdida. Era un chico que prosperaba en el caos, disturbios, conmoción. Le gustaba que otras personas participaran en este tipo de cosas, pero nunca fue un participante. Cuando se le preguntó qué pensaba de la película, él contestó, ‘Fantasía’. Algunos han cuestionado la afirmación de que el traslado de Stroud a Alcatraz se debió en parte al uso de su equipo para hacer las bebidas alcohólicas (que se muestra en la película aunque no se muestra como el motivo de su traslado).

También hubo denuncias de sadismo y pedofilia que fueron planteadas debido a los cuentos supuestamente escritos por Stroud y presentado a las revistas para su posible publicación, incluidos los realizados por Jim Fisher de The Kansas City Star, que se reunió y se entrevistó con Stroud al principio de su carrera y leyó sus historias prohibidas”.
Imprimir
COMENTARIOS