×
hace 1 mes
[Nacional]

Así empezó la leyenda de ‘El Chapo’ Guzmán

Una red de sobornos, 61 elementos del penal sentenciados y hasta oro rodean la fuga histórica de Puente Grande de ‘El Chapo’

Imprimir
Así empezó la leyenda de ‘El Chapo’ Guzmán
Foto: Especial
Escuchar Nota


Guadalajara.- "Que esté bien, compadrito", le dijo Héctor Luis Palma a Joaquín, "El Chapo", Guzmán al concluir una reunión en Puente Grande. Ambos controlaban el penal de máxima seguridad junto con Arturo, "El Texas", Martínez.

Sólo ellos lo sabían, pero esas palabras eran de despedida.

El plan de fuga ya se había estado trabajando con antelación. Los narcotraficantes habían tejido toda una red de sobornos en la cárcel. Desde que llegó a Puente Grande, el 22 de noviembre de 1995, "El Chapo" empezó a repartir dinero. Los custodios recibían 250 pesos por turno, los comandantes 30 mil pesos mensuales, y los altos mandos se embolsaban 45 mil pesos.

La disciplina se relajó desde la llegada de Leonardo Beltrán a la dirección del penal. Incluso, ante las quejas reiteradas de los tres capos, Enrique Pérez Rodríguez, director de Prevención y Readaptación Social, retiró al subdirector de Seguridad Antonio Aguilar Garzón.

El 19 de enero de 2001, "El Chapo" finalmente haría lo impensable hasta ese momento: fugarse de una cárcel de máxima seguridad. Esa noche, al pasar lista, los custodios todavía escucharon al capo decir "presente", pero después de eso ya no supieron nada de él. Se había esfumado.


Custodios vigilando el Reclusorio Preventivo de Puente Grande después de la fuga de Joaquín "El Chapo" Guzmán.

La clave estuvo en Francisco Javier Camberos Rivera, alias "El Chito".

Como era del área de mantenimiento del Cefereso, accedía como nadie a cualquier parte del penal y a cualquier hora. Conocía a todos.

Entre mayo y junio del 2000 comenzó a trabar amistad con "El Güero" Palma y "El Chapo". Al capo le había arreglado las lámparas del dormitorio y desde ahí inició la relación. "El Chito" luego se convirtió en el intermediario entre los traficantes y varios de los 40 empleados que les brindaban distintos servicios.

Camberos era aficionado a las fiestas. Una de ellas se la organizó entre octubre y noviembre al "Güero" Palma, para la cual "El Chapo" y "El Texas" compraron la pintura para decorar el área. Para las fiestas navideñas, incluidas posadas y Año Nuevo, Camberos participó activamente con regalos para las familias.

"El Chito" al menos tenía tres sesiones a la semana de al menos dos horas para platicar con "El Chapo".

Para lograr la fuga, el capo esparció la leyenda de que en los talleres del penal había un viejo maestro que quería sacar un kilo de oro, en alusión al rumor de que hace varios años una empresa utilizaba internos para trabajar con ese metal.

Hizo amistad con Miguel Angel Leal Amador, un custodio sinaloense, a quien ayudó a pagar la atención médica que requería su hijo recién nacido.

Le contó la leyenda y que el viejo maestro sólo confiaba en "El Chito" para sacar el oro por la aduana de vehículos, donde no hay detector de metales.

El día de la fuga, el reo Jaime Valencia Fontes, asistente de "El Chapo", ordenó al comandante Miguel Angel Godínez poner a Leal Amador en la aduana.

"El Chito" dijo a Leal: "Aquí llevo el oro del maestro", y lo dejó salir, sin imaginarse que en ese carrito iba "El Chapo".

¿Y las cámaras? No funcionaron. ¿Y todo el sistema de custodia? Nadie vio nada.


Retén en la entrada de Puente Grande después de la fuga "El Chapo".

Mientras "El Chapo" disfrutaba de la libertad, 61 elementos del penal fueron sentenciados. Las penas abarcaron entre 2 y 25 años de prisión. El ex director del centro penitenciario, Leonardo Beltrán, recibió una condena de 18 años y cuatro meses.

"El Chito", fue sentenciado a 25 años de cárcel.


Francisco Javier Camberos, alias "El Chito", se entregó voluntariamente a las autoridades.

El capo había dejado en ridículo a las autoridades. Después lo haría de nueva cuenta.

Desde esa fuga histórica fue encumbrándose en el mundo del narco. Toda la mitología e historia de la fuga "de película" hicieron que a mucha gente le resultara simpática su figura.

El antihéroe que hizo del Gobierno un hazmerreír. Toda una leyenda.

Sin embargo, esa leyenda ha perdido su lustre.

Ahora, en su celda en Estados Unidos, "El Chapo" podrá hacer mil planes de fuga, pero las posibilidades de salir avante son nulas.




Imprimir
te puede interesar