×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
14 Enero 2020 04:05:00
José Ángel y Miss Mary
Escuchar Nota
La Laguna reaccionó con madurez frente a los sucesos del 10 de enero en el Colegio Cervantes donde el alumno de la instrucción primaria, José Ángel, asesinó a la maestra María Assaf Medina, (Miss Mary) e hirió a cinco compañeros y a un profesor para después segar su propia vida. La noticia causó estupor entre la comunidad y cimbró al país. El resultado pudo haber sido peor, sin embargo, la providencia actuó para impedirlo. Assaf sirvió de escudo y eso la convierte en mártir, pues de haberse hecho los disparos en las aulas aquello pudo haber devenido en baño de sangre. La experiencia demuestra, una vez más, que ni el Estado ni la sociedad lo pueden todo ni lo pueden solos. Necesitan afrontar unidos los desafíos de un mundo cada día más enrevesado, competitivo y deshumanizado.

La solidaridad con las familias de las víctimas y con la institución, formadora de generaciones y una de las más prestigiosas del país por la calidad de su enseñanza, unió a La Laguna en horas críticas y sepultó las versiones malintencionadas. No es hora de buscar culpables, sino de identificar las causas de un fenómeno cuyas raíces se han profundizado con el tiempo y por la falta de atención a los niños y a los jóvenes. En circunstancias como esta resulta crucial no dejar vacíos de información, pero tampoco conviene precipitar juicios simplemente para salvar la cara. En el mismo sentido, revelar datos no confirmados en aras del oportunismo vicia de la investigación.

Insisto en que el hogar educa y transmite valores, principios, afectos; la escuela enseña (conocimientos), la calle prueba a las personas y el Espíritu Santo inspira a los creyentes –soy católico– a hacer el bien. Sin embargo, el relativismo moral y la secularización han contribuido a profundizar los pozos de soledad, insatisfacción e infelicidad. Cerrarle las puertas a Dios ha convertido la vida en infierno. En apoyo a la sentencia de André Malraux, de que “el siglo 21 será espiritual, o no será”, el filósofo francés Roger Garaudy (1913-2012) advertía hace más de dos décadas que “el siglo 21 no resistirá 100 años sin una espiritualidad común a todos los que piensan que la vida tiene un sentido”.

Autor de Recuperando la Esperanza (1971) y Estados Unidos, la Vanguardia de la Decadencia (1997), Gaudary sentenciaba, “la religión universal que domina el mundo es el monoteísmo impuesto por EU. Significa la fe en un solo Dios: el dólar. Esto priva a nuestra vida de toda significación porque el hombre está considerado solo un consumidor y productor, cuando no es un parado. Me parece muy importante que todos los hombres de fe, cristianos, judíos o musulmanes, luchen contra ese monoteísmo” (El País, 04.12.98).

José Ángel, de 11 años, no es visto como un monstruo, sino como una de muchas víctimas. La actitud es plausible en su expresión de misericordia y de reproche. Una carta anónima que empezó a circular desde el mismo 10 de enero en las redes sociales le dice a su alma inmortal: “Nadie te escuchó, nadie te puso atención, nadie te tendió la mano, te fallaron los tuyos y te fallamos nosotros. Te faltaron amigos y hoy te sobran juzgadores. Los políticos y funcionarios culpan a los videojuegos, a la música o al YouTube (…) ¿Alguien te dijo que te amaba hoy por la mañana? ¿Alguien te dijo que eras importante? (…) No eras un niño malo, no fue tu culpa y debes descansar en paz”.


Imprimir
COMENTARIOS